Fracasa el pacto de PODEMOS y PSOE (todo indica que habrá nuevas elecciones en España)

Considerando la última reunión entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, la solución no está cerca por mucho que se quiera y el pacto parece estancado.

Fuentes cercanas dijeron que Sánchez habría sugerido que de no contar con apoyo en la investidura de julio, volvería a las elecciones, aunque esto fue desmentido por Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, mediante una rueda de prensa.

Para dar solidez a su declaración indicó que la oferta hecha por Sánchez a Iglesias, se mantiene, y para no dejar lugar a dudas indicó “la investidura es el 23”, ratificando al mismo tiempo las palabras de María Jesús Montero, ministra de hacienda, cuando dijo que “no hay segundas oportunidades”

Podemos por su parte reclama que Pedro Sánchez quiere imponer un gobierno con un solo partido.

Pero esto es lo que dice el PSOE

La relación está en el punto en que los trapos sucios no se están ventilando en casa, pues luego de la reunión, fuentes ligadas a los socialistas decían que Iglesias quería una vicepresidencia, luego que Iglesias daba a entender que Sánchez podría dar el visto bueno a ver ministros de Podemos en el Ejecutivo. Es decir se le acusa de ser la cuota que pidió, aunque esto fue rotundamente negado por la gente de Iglesias.

Todo viene a que luego de la entrevista dada por Iglesias en Telecinco donde reconoció que fue un tema que tocaron en la primera reunión, ahora se da a entender que es un tema fijo en las agendas.

Lo que espera PODEMOS

La reunión efectuada entre ambos líderes fue para dejar cada uno su punto de vista, Sánchez quiere un gobierno único mientras que Iglesias apuesta a una participación heterogénea por cuanto a su juicio es lo que el país necesita, asegurando que al final el PSOE cambiará su forma de ver las cosas, considerando que Podemos ha flexibilizado la suya.

La agrupación morada señala que no está bien que el PSOE vaya a la investidura solo e insista en repetir elecciones, porque no tiene la mayoría, rematando que se debe fijar posición y no estar paseando entre izquierda y derecha porque no es lo que merecen los españoles.

Entre dimes y diretes transcurren los días, mientras que la gente de Iglesias señala que Sánchez muestra un discurso retórico, muy alejado de la negociación, incumpliendo de esta manera acuerdos que se habían llevado de manera discreta, acusándole además de no respetar lo que ambas partes habían firmado sobre el tema de regulación del mercado de alquileres.

Por su parte el PSOE ha reaccionado indicando que Iglesias se ha transado en una posición de solo imponer cargos para poder seguir negociando, además de pregonar que el presidente le había ofrecido algunos ministerios, cuando eso jamás ha ocurrido, según relató la vocera del PSOE Adriana Lastra.

Mientras estas posiciones enconadas se mantienen, los días van transcurriendo, poniendo difícil el panorama de cara al 23 de Julio, fecha en la que correspondería la investidura de Sánchez, pero dada la situación parecía poco probable de ocurrir, pues mientras los socialistas mantengan su veto a Iglesias para ocupar un espacio en el Ejecutivo, éste  en nombre de la cúpula morada persistirá en lograr presencia para ellos en el nuevo gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba