Estrasburgo, Bélgica y la etarra Natividad Jauregui

Bélgica ha sido condenada por el Tribunal de Estrasburgo con indemnización a los hijos del teniente coronel Ramón Romeo, asesinado en 1981 por Natividad Jauregi en cuestiones de daños morales a causa de que, y pese a la euroorden de extradición de la conocida como la “etarra de las mariscadas”, el país se ha denegado a hacerla efectiva.

Lo que ha dictaminado el Tribunal de Estrasburgo

25.000€ serán, en total, la cantidad a pagar por las autoridades belgas debido a este incidente. Eso sí, la condena no implica que además de pagar dicha multa se deba de hacer entrega de la susodicha, motivo por el cual Natividad se libraría (al menos por el momento) de dar la cara ante la justicia española por sus actos en Bilbao, en 1981, donde se presume la cabecilla del comando Vizcaya fue la autora del atentado que se cobró la vida del Teniente Coronel Ramón Romeo, quien fue asesinado por ETA.

La multa ha sido añadida en base a la violación del artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, ya que debido a la negativa de cooperar por parte de Bélgica, no se ha podido hacer justicia con ella.

Las autoridades del país se aferran a un informe recogido hace años atrás por parte del comité europeo donde, al parecer, se alega la prevención de tortura. Una situación que, según indica la propia implicada en el asesinato, podría darse teniendo en cuenta que la víctima pertenecía a una de las altas autoridades militares del país.

Los siete magistrados implicados en el caso han dado su visto bueno para la sentencia, que ya se ha hecho efectiva. Eso sí, han mostrado su disconformidad para con el país belga, ya que la cooperación entre países es crucial a la hora de capturar y castigar a los delincuentes, sin importar su procedencia. Más aún cuando se trata de un acto tan grave que atenta con los derechos humanos, habiendo acabado con la vida de una persona.

La familia, por su parte, ha declarado que no quería una compensación económica sino la extradición de la etarra a España para, así, poder hacer justicia al fin ya que consideran un agravio grave el que una asesina pueda estar libre, sea en el país que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Intereconomía Conferencias, © 2019

WordPress | © Todos los derechos reservados